Hablar de sexo, ¿por qué no?

Es momento de empezar a hablar de relaciones sexuales sin pena, ni vergüenza. Quizá así podríamos evitar que este tema siga siendo considerado un tabú, algo de lo que se habla a escondidas mientras los padres no escuchan, de lo que hablamos con el vecino o la vecina que “parece tener experiencia” o de lo que buscamos ruborizados cuando acabamos de activar un paquete de datos en nuestro cel.

Hablar de sexo

Iniciar a hablar de sexo, y más importante aún de sexualidad responsable, nos permitirá cuestionar nuestras propias acciones y pensamientos y la de los que nos rodean, buscando tomar las mejores decisiones para prevenir daños emocionales con nuestra pareja, disfrutar más de nuestra elección de tener relaciones y evitar un embarazo en edad temprana.
¡Pero seamos realistas! Estamos en un país donde el abordaje de la prevención de embarazos es casi nulo y la educación sexual en centros escolares públicos y privados es muy pobre. Nuestros padres prefieren no tocar “ese tema”, e incluso, nosotros mismos nos avergonzamos y preferimos cambiar de canal cuando vemos que la película tiene imágenes de sexo.

Hablar de sexo

Debemos hablar de sexo ahora

Por eso decidimos buscar una chavala que nos relatará su propia versión de la historia, que nos contara a partir de su experiencia personal cómo había decidido asumir su sexualidad y sobretodo, que tuviera la valentía de confiarnos sus buenas y malas decisiones, para que todas y todos podamos aprender de su experiencia y logremos comprender un poquito más de lo necesario que es hablar de Relaciones Sexuales Responsables, sin importar la edad, el género, religión o estatus social.

Hablar de sexo

En esta búsqueda fue que conocimos a Mariela, quien además de ser una joven carismática, muy agradable, contaba con toda la disposición para que las personas conozcan su experiencia y puedan tomar lecciones de ella. Mariela nos contará su historia, en una serie de capítulos que les estaremos presentando semana a semana. Ahora que ya lo sabés, no te los podés perder.